domingo, 17 de febrero de 2008

El fin de la inocencia 9

Campo literario jujeño en la década del noventa: Referentes

Leer: El fin de la inocencia 8

Ya dijimos que los escritores establecen relaciones en el interior del campo intelectual.[1] Conexiones que están determinadas por la posición que cada cual ocupa o quiere ocupar. Así, es posible ver a tres parejas que se autodesignan: Accame-Elena Bossi (1954), Accame-Constant y Alberto Alabí (1959)-Carrizo.

Por otro lado –y aunque no son correspondidos– Aguirre y Cormenzana, por separado, son considerados como un par tanto por Alabí como por Carrizo. Baca lo es para Alabí, Bossi, Carrizo e Ildiko Nassr (1976). Groppa es sentido como un par por Alabí y Nassr. Castro lo es para Constant y Nassr.

Además, Bossi considera pares a Dorra y Guillermina Casasco; Alabí a Flora Guzmán; Carrizo a García y Mónica Undiano; Ricardo Dubin (1963) a Estela Mamaní (1955); Nassr, una de las últimas en ingresar al campo literario de los noventa,[2] es la que más pares desea tener: Homs, Patricia Calvelo (1970), Susana Quiroga (1942), Francisco Romano Pérez (1940), López Zenarruza, Rafael Vicente Calderón (1952), Matías Teruel (1982), Cañas, Carrizo, Accame y Bossi; por último, Ramos a Emma Solá de Solá, Zerpa y Joaquín Burgos (1917-1992).

También están aquellos que reivindican su individualidad por encima de cualquier intento unificador o prefieren no explicitar sus preferencias: Aguirre, Espejo, Homs, Negro, Quiroga y Undiano.

Es una lástima que tanto Baca como Cormenzana no hayan contestado la encuesta citada, ya que ambos tienen mucho que ver con la prehistoria de la literatura de los noventa. Ellos, junto a Aguirre, compartieron una breve estadía en Tucumán en la década del setenta que fue fructífera para los tres. Allá, Aguirre y Comenzana editaron dos números de la revista literaria Gorrión. Baca después escribió un largo comentario[3] de lo que significó para él ciertas conversaciones que tuvo con el hasta ahora poeta sin libro. Aguirre, por su parte, escribió un poema-prólogo para el ya casi mítico texto inédito Poemas del Jigante de Cormenzana. Éste, en una entrevista, expresó que de poesía solamente hablaba con Aguirre y Baca.[4]

Durante los noventa circuló cierta moda intelectual que afirmaba que la historia era un producto sin sujetos, pensar de esa manera –ahora lo sabemos– es un error. La historia de la literatura no es un proceso sin sujetos, es un espacio donde la libertad de relacionarse entre pares siempre estuvo a la orden del día.

Una posible inferencia de las relaciones que han establecido nuestros escritores, en el pasado reciente, bien podría ser graficada de la siguiente manera:

Al elegir un par, los escritores fundan su propia imagen; es decir, designan un referente que está a su propia altura. Desde este punto de vista, resulta exagerada la pretensión de Alabí y Nassr de considerar como semejante a Groppa. No es un exceso, en cambio, afirmar que Cormenzana colaboró con sus pares Aguirre y Baca para abrir un camino nuevo. A propósito del rigor estético, afirma el último:

Lo interior es lo más difícil de poner en juego. Así como puede ser bello, puede ser cruel, o miserable. Difícil es dejar que un objeto exterior -el poema- tenga derechos sobre lo más interior. Algo del rigor que exigía Cormenzana, podría explicarse diciendo, ahora, que si ha de tener esos derechos, el poema antes debe ser perfecto.[5]

Los poemas de Cormenzana, como ya se ha dicho, aún circulan como textos para iniciados de una logia secreta. Él, como ninguno, posee el perfil del artista border line: el que sin estudios sistemáticos de música llega a ser violinista de la Orquesta Sinfónica de Tucumán, el que hace letras de rock para chicos que comienzan a armar sus bandas y el que encarna, fundamentalmente, la imagen del poeta que sólo escribe para poetas.

Sin ánimo de considerar cumplidos, ni condescendencias, ni condecorarle insignias, digo de Álvaro Cormenzana lo que él seguramente nunca quiera revelar: la secreta felicidad de un ser desposeído, sin oprobio, ni maldad, que redime palabras por el sólo hecho de hacerlas correr desbocadas hasta levantar al cielo su polvareda.[6]

Ser un desposeído implica, en este caso, no tener libro propio. Significa, además, no estar atado a nada y disponer de agilidad para contraatacar con palabras que tienen como soporte las páginas de una antología agotada y la propia voz del poeta. Cormenzana representa, entonces, el orgullo del solo que no espera nada.

Ahora bien, ¿no es un peligro encerrarse en reducidos grupos? ¿Vale la pena integrar logias a las que acceden sólo los iniciados? ¿Acaso los escritores son bandas en fuga que no dan batalla ni siquiera para defender una ley que les concierne? ¿O son los que detrás de una estética nos transmiten una ética que contiene valores, ideas, libertades y memorias?

Leer: El fin de la inocencia 10


[1] Las relaciones que a continuación se detallan son una consecuencia del cruce de respuestas que los escritores expresan en el libro Encuesta a la literatura jujeña contemporánea ya citado. Desde ya aclaro que no se tratan de relaciones fijas y estables; sirven –eso sí– para determinar un estado del campo en un momento dado. Sería saludable que, con cierta periodicidad, se (re)estructurara el escalafón de autores y textos.

[2] Esta autora, en la dedicatoria de su primer libro Vida de perros (1998), reconoce –de manera pródiga– la condición de maestro que ejerció Alabí sobre ella.

[3] Pablo Baca, “Cormenzana: decirlo todo en una frase”, en Reynaldo Castro (editor), Nueva poesía de Jujuy, op. cit.

[4] Reynaldo Castro, “Álvaro Cormenzana: el enfermo de las palabras”, entrevista publicada en el suplemento literario del Pregón (San Salvador de Jujuy, 27 de diciembre de 1992).

[5] Pablo Baca, ibídem.

[6] Roberto Salvatierra, comentario inédito (Salta, invierno de 2003).


11 comentarios:

Mx dijo...

Reynaldo, creo que con este post te fuiste al car... Venías mas o menos bien con los anteriores, a pesar de ciertas exageraciones, la abundancia de subjetividad y la omisión de ciertos datos para fortalecer tus posiciones. Pero este, con respeto te lo digo (lo sabés), tiene la pereza de una tarde santiagueña.
Basar el sistema de referentes sólo y exclusivamente en lo que los escritores dicen en tu autoproclamada encuesta, es como probar la ley de gravedad simplemente dejando caer una manzana.
Te faltó en este post tu aporte reflexivo, esa tarea del ensayista para entender una realidad y volcarla en algo nuevo, independiente y, al menos, riguroso con la verdad. No basta con la copia textual de lo que los escritores dicen, porque hay en esas declaraciones una gran cuota de delirio y algunas anulables por serias sospechas de ebriedad (véase lo que dice Nassr, parece una joda, le faltó nombrar como par a Borges).
Realmente no importa a quién consideran pares los escritores, porque sabemos que al fin y al cabo que esas afinidades se dan más por vínculo amorosos (Accame-Bossi), por conveniencia (Nassr-Groppa) y la gran mayoría por amiguismo. Este último vínculo es el más claro al ser Groppa unánimente considerado como el papá de todos y no así Tizón, por la simple y antiliteraria razón de ser un viejo hermético y cascarrabia.
Hay otros párrafos cuestionables, como el del mito de Cormenzana; lo mostrás (más de lo necesario) como el tipo cool anti mercado y fama, un buen punk, cuando en realidad esa imagen se tenía de él hace 10 años atrás (o más) pero vos te empeñás en hacernos creer que está más vigente que nunca a través de tus reiteradas alabanzas y recurriendo a declaraciones o hechos de poetas de hace 20 años; no me podés negar que no sabés cuál es el pensamiento actual de Aguirre sobre Cormenzana; pero bueno, es más fácil y vendible el mito.
Esto da para largo; en resumen, me jode que hayas abandonado en este post tu postura reflexiva e interpretativa, porque a pesar que no comparto ciertas posiciones tuyas sí reconozco (y defendí en más de una ocasión) tu solitaria tarea de estudiar a nuestros autores y animarte a hablar en el reino de los sordos.

manancancho dijo...

nunca entendí el asunto de los grupos aunque me parece que en este caso mx no captó que tu reflexión estaba en el último párrafo (el cual aplaudo).
Se también que todo este asunto de referentes, logias y grupetes se hace mas nítido en una sociedad como la jujeña. Llevo mas de 10 años tratando de comunicarme con gente que escriba en jujuy y me alcanza la mitad de los dedos de mi mano derecha para contar a los que me respondieron.
Yo no tengo pares...y menos viviendo lejos de jujuy..
Sigo leyendo el fin de la inocencia

Mx dijo...

Manancancho... creo que el no capta bien las cosas sos vos. De qué última reflexión hablás si son una sucesión de preguntas?
Además preguntas tendenciosas, acá en Jujuy no hay logias de ningún tipo, apenas grupos de jóvenes que hacen una revista, otros se junta a leer, y otros se unen por la necesidad de publicar, pero todo se disuelve.
O vos pensás (como lo quiere hacer ver Reynaldo en este post) que Aguirre, Carrizo y Cormenzana se junta por las noches a divagar y escribir? Por favor... eso lo hacían hace 20 años, cuando eran pibes, hoy se cruzan dos veces al año por la calle y toman un café, no hay que ser tan ingenuo.

manancancho dijo...

Mx, es cierto que son una sucesión de preguntas, pero en ellas va una reflexión.
Yo al panorama literario jujeño lo veo tangencialmente cuando viajo para allá y voy a rayuela u horizonte, cuando leo algunos blogs o el suplemento del pregon. No se si existe grupo o logia, pero que algunos no se sacan la capucha es algo absolutamente cierto.

Reynaldo Castro dijo...

Qué picantes que están los comentarios de Mx y Manacancho. Estoy hasta las manos terminando un trabajo para el próximo 24 de Marzo así que no podrés dedicar el tiempo que bien se merecen esos comentarios.
En primer lugar quiero aclarar que me baso en las respuestas a aquella encuesta porque resulta difícil encontrar opiniones registradas en papel; sí hay mucho bla, bla, bla pero pocos se bancan dejar en papel o en comentarios escritos (como los que motivan estas líneas).
En segundo lugar, hay que recordar que el segmento temporal que analizo en esta trabajo es el de los años noventa. Si bien derrapo en varios párrafos y vuelvo a la prehistoria o me acerco a nuestros días; la cuestión es intentar analizar que pasaba con Cormenzana y Aguirre cierta noche del 91 (en la hora de consolidación de lo que fue la "nueva poesía", por ejemplo), antes de lo que piensa ahora Aguirre de su compadre. De todas maneras, Mx querido, si tenés alguna referencia pasámela.
Eso sí, me gusta trabajar con referencias escritas (aunque no le hago asco al rumor) porque creo que hay más solidez y también hay un cuero de alguien que se la juega.
También quiero dejar en claro que las opiniones de algunos borrachos son más interesantes que muchos (no todos, hay excepciones honrosas) "asesios intelectuales" producidos en la carrera de letras de la UNJu. Algo de esto aparecerá en las próximas entregas. Como diría Alfonsín: calma lectores.
Un abrazo.

Mx dijo...

En serio dijo eso alguna vez Alfonsín?

Reynaldo, decile no a la excusas y si a no sé qué. Pero bueno, si posteás y de pedo en este pueblo al menos dos personas están interesadas en debatir algo (ALGO) no flojeés con la excusa de otros compromisos.
Ya de por sí, es una mentira esto de intercambiar ideas por un blog, pero al menos hagamos el intento, no cometas el error de poner paños fríos sobre la cuestión, aprovechá el interés que generó este post sobrevaluado. Ya sé que estos textos del fin de la inocencia son para un trabajo por encargo y me parecen de 10. Pero ya que decidiste someterlos a la opinión de cualquiera en el momento de subirlos a tu blog, no esquives cumpa las voces disidentes (bah, la mía solamente, Manancancho se pone de pie para aplaudirte como si fueras un actor).
Respecto a tus referencias por "escrito", estoy completamente de acuerdo. Pero no te olvides que en los pueblos saben más las viejas que los hijos del vecino. A mi no me podés hacer creer que los poetas nombrados eran un grupo cuando en realidad ellos mismos (en declaraciones off line) dicen lo contrario. No.
Los chicos de la facultad incendiarios te juro que no los tengo ni en cuenta; para mi es impensable que alguien a quien preparan para dictar clases a chicos de 6 años tenga opinión sobre literatura.
Con lo de Cormenzana tal vez me sobrepasé; sucede que soy escéptico. Hablan de los textos de este señor como si fueran los inéditos de Macedonio Fernández, de Kafka o Pessoa. Por favor. Pueblo chico, historia minúscula.

manancancho dijo...

nahhhhh yo no me pongo de pie para aplaudir, simplemente festejo algunas ocurrencias desde el interrogante.

En tu post "espejitos de dolores" haces uso de la subjetividad que criticás en este post de Reynaldo.
Me parece perfecto que pienses que lo que no sea aguirre, tizon, groppa, carrizo,nassr, accame es una mierda. El asunto es que cuando uno dice "literatura jujeña" el lector espera que el libro tenga olor a humita y esté manchado con hojas de coca y traiga un poco de bica. Por eso el turista se lleva de recuerdo un libro de fortunato ramos y un caset de tomas lipan.

Soy bastante pelotudo para leer poesía. Es por eso que un cuento que me nombre al almacén de San Martín y Argañaraz me emociona mucho mas que cualquier poema de Pessoa.

ojo, yo lo digo a la distancia, seguro que viviendo en jujuy estaría con ganas de leer sobre otro contexto, nosesimexplico.

Así buscando literatura jujeña llegué a ambos blogs.

Los viejos no dan bola porque son encumbrados y para que van a responder un meil, los jóvenes? Yo edité con la Fundación Norte Chico, a mi me esponsorea Nocetti, no te voy a dar bola a vos que ni vivis en jujuy.

Reynaldo Castro dijo...

Pensar que quería trabajar tranqui en lo del 24 M pero los comentarios que dejan me llevan a tratar de precisar un poco lo que escribí.
1. Cormenzanda (C) en un autor clave en la poesía inmediata posterior a la dictadura.
2. Ha influenciado mucho a Aguirre (A)y Baca (B) y ambos han devuelto esa influencia en textos que, comparados a lo que yo escribí en este blog, son más que de admiración. (También se nota la influencia de C en otros autores pero no quiere extenderme tanto.)
3. A y B han sido en la decáda prodigiosa de los 80, los principales difusores de C. Ambos, con el aporte de otros vates menores, lo sostuvieron para que sus poemas circularan.
Hasta aquí estas aclaraciones.
Lo que cada uno dice ahora (por lo general off line y off the record) es discutible y enseguida me explico mejor.
Mis estudios sobre las memorias me dicen que es muy tentador mirar hacia atrás y tratar de "acomodar" trayectorias que justifiquen una posición actual. No he querido caer en esa cuestión y por eso he buscado textos publicados o que iban a ser publicados y que están firmados.
Por distintas cuestiones, existen varias versiones que nos dan inemrsos en una guerra intertribal con algunos poetas (pero nunca con B, parece que nadie se pelea con él). Algunos poetas sienten que estamos peleados o que uno escribe para tener algunas víctimas. Es muy interesante esto y da para más (maldito tiempo que me exige otras rutinas) y también marca que hay vida más allá de los textos. Y que también hay viejas interesadas en que nos peleemos y la mar en coche.
Es muy interesante discutir con otros y sería bueno afinar la puntería para que esos puntos queden bien explicitados.
Creo que ni A, ni B, ni yo en ningún momento escribimos que C es Macedonio (¿estamos hablando del abc de la poesía jujeña?), pero sabemos que es C y eso no es poca cosa o, si se quiere, no fue poca cosa cuando una nueva forma de escribir poesía en Jujuy estaba en su minuto cero.
Un abrazo.

Mx dijo...

Muy bueno eso de "el lector espera que el libro tenga olor a humita". Manancancho me hiciste reír loco. Eso fue un centro a la hoya.

manancancho dijo...

bueno.. y a todo esto Cormenzana es un mito? no hay grupos ni logias?
porque ahora resulta que MX dice chau en su blog, y no va a haber con quien discutir temas trascendentes.
una lástima.

Reynaldo Castro dijo...

siempre habrá cuestiones para discutir, lo bueno que sería que cada tanto sea con una cerveza de por medio.
Me resulta difícil hablar de C. en presente porque busqué con todo mi empeño en tratar de armar un trabajo sobre los noventa (ya dije que derrapé en varios tramos). Por lo tanto, no quiero opinar fuera del tarro con su estado actual.
Con respecto a las logias, dijo que siempre habrá "sociedades de bombos mutuos". Por eso es interesante ver cómo se referencian los escritores, a quién eligen como pares, ver por quiénes son elegidos y también quiénes son los que no son correspondidos.
Resulta más fácil, tener unos años de distancia (esto lo saben bien los historiadores) para analizar mejor. Razón para insistir todavía sobre los noventa.
Ahora que escribo esto me doy cuenta que no hay historiadores de la literatura, a lo mejor ése sea el lugar que le corresponden a estos borradores.
Hasta la próxima.

FeedBurner FeedCount